Una mirada desde el Pensamiento Nacional a los problemas nacionales.

"Verás que todo es mentira,verás que nada es amor,que al mundo nada le importa...¡Yira!... ¡Yira!...Aunque te quiebre la vida,aunque te muerda un dolor,no esperes nunca una ayuda,ni una mano, ni un favor" (Enrique Santos Discépolo)

miércoles, 4 de marzo de 2009

¿Malditos en nuestra historia?

El día 4 de marzo, el diario "Crítica Digital" publicó una nota respecto de un error ortográfico cometido por la página web oficial de la presidencia de la Nación con el apellido de mi abuelo y don Arturo Jauretche, en la transcripción de un discurso de Cristina Kirchner en la Biblioteca Nacional el viernes 27 de febrero . Se hacía referencia también a un supuesto equívoco que cometió Cristina Fernández al decir que los dos autores "no aparecían en los medios de la época", opinando que "Lo interesante de la cita presidencial es su inexactitud: ninguno de los intelectuales citados fueron ignorados por los medios de su época y, cuando con dos de ellos sucedió algo que podría calificarse así, fue durante el segundo gobierno peronista”. http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=19720&pagina=1

Decidí escribir un comentario a la noticia publicada en la web. Ese mismo día un editor del diario intentó contactarme mediante un e-mail para publicar el comentario completo como una columna de opinión, al mismo tiempo que eliminaba los comentarios. Dado que no tengo la posibilidad de consultar el correo todos los días y a tiempo corrido, interpreté que el diario no tenía intención de publicar el comentario.
De cualquier manera, el mismo día aparecieron los comentarios respectivos (eran tres dado que no entraba todo en uno). Es por ello que decidí modificar esta entrada relatando los hechos ocurridos.

El comentario a la noticia es el siguiente:
"Lamento contrariar al director del diario, aunque no es la primera vez que se equivoca con Scalabrini Ortiz. Soy nieto del escritor, a quien raramente aquí mencionan como político y poeta. Más allá de las simpatías o antipatías que se pueda tener con el presente Gobierno, parece casi jocoso que Scalabrini Ortiz tenga que aparecer en un medio de comunicación porque escribieron mal su apellido. Por otra parte, es correcta la apreciación de que tanto Scalabrini Ortiz como Homero Manzi, como todos los militantes de FORJA, fueron los malditos de nuestra historia porque fueron silenciados por la prensa masiva. Y aquí hay que ser más precisos. Principalmente, bajo los regímenes conservadores de la década del 30, desde el año 33 cuando la revolución de Paso de los libres hasta la aparición del peronismo en el 45. Durante esa época los únicos medios de expresión con que contaron fueron los folletos propios, la oblea callejera, los discursos en las esquinas y las iniciativas propias, como la revista "Señales" o el periódico "Reconquista" que no duraron mucho justamente por falta de financiamiento. Éstos últimos, desde luego que no pueden contarse como reconocimientos de la prensa masiva, porque, primero, no eran masivos, y segundo, eran propios. El mismo Raúl Scalabrini decía en 1935, cuando decide comprometerse en la lucha política y eliminar todo lo que constituye para los hombres normales una manifestación de vida: “la lucha de posiciones, la conquista del éxito y su mantenimiento, la pequeña vanidad, la pequeña codicia, el pequeño engreimiento”. Teniendo el talento para destacarse en el ámbito de la cultura decide renunciar a todo eso para dedicarse al compromiso político. Respecto de la segunda presidencia de Perón, es cierto que Scalabrini no tiene apariciones públicas ni tampoco medio de expresión, pero es una decisión propia porque ve que el gobierno comete errores y que los obsecuentes van ganando posiciones. Por eso decide retirarse a la vida privada. Él decía que la elección no era entre Perón y el Arcángel San Miguel, sino Perón y Federico Pinedo, en cuanto él "simboliza un régimen político de oprobio y un modo de pensar ajeno y opuesto al pensamiento vivo del país".

Martín Scalabrini Ortiz.

3 comentarios:

LACHI dijo...

Estimado Martín.
El 4 de marzo dirigí a Crítica Digital un par de comentarios cuyo fondo no difería demasiado del que enviaste vos y no los incluyeron.
Me tomé el trabajo de buscar en mi biblioteca "Yrigoyen y Perón" de tu abuelo, y "Los profetas del odio y la yapa" de Jauretche, textos en los que explícitamente ambos denuncian el "silencio" al que fueron condenados por la "inteligentzia".
Por eso, el primer motivo por el que me comunico con vos es para expresarte que la obra de Don Raúl,Jauretche,Manzi,Discépolo,entre otros merece mi más íntimo reconocimiento y que repudio la intencionalidad del "periodismo serio" de negar la actitud militante de todos estos prohombres.
En segundo término, quería transmitirte que estoy afanosamente intentando denunciar(de manera inorgánica,con un alcance muy limitado y con la poca información de que dispongo),el nuevo latrocinio y genocidio que están perpetrando las multinacionales agroquímicas,ni siquiera comparable a la Década Infame del que nos ilustró magistralmente tu abuelo.
La punta del ovillo es Monsanto.Roundup(glifosato,Soja RR,Maíz RR,Algodón tansgénico,PCB,agente naranja,Posilac,etc...todas marcas Monsanto!!!Están monopolizando la comercialización de semillas y herbicidas(17.000.000 de hectáreas sembradas con Soja RR solamente)ante la indiferencia? del gobierno, el parlamento, la Secretaría de Agricultura, el INTA,etc.,etc...
Destrucción de suelos,contaminación de napas y cursos de agua,daños irreversibles a la salud de miles de compatriotas,extranjerización de la tierra(millones de hectáreas),concentración de las unidades productivas en pocas manos,manejo del acopio,logística,distribución, cerealeras (86% de los volúmenes exportables en manos de 6 empresas,puertos privados,transporte fluvial y marítimo....Creo que estos muchachos de están quedando con una riqueza que nos pertenece.
¿Entran todos estos tópicos en el debate de la política agropecuaria?
¿No será poco cobrar retenciones del 35% a los productores de soja si consideramos todos estos costos ocultos?
Cuantificar,como lo hizo tu abuelo,el porcentaje de la renta nacional que queda en manos foráneas es una tarea urgente.
Denunciar este estado de situación,para que el debate con el Señor Burns y sus amigos vernáculos y el pueblo argentino sea esclarecedor,es un deber.
Si considerás que esta tarea puede tener algún valor,acá hay un humilde colaborador.
Horacio.

Martín Scalabrini Ortiz dijo...

Estimado Horacio:
Es interesantísimo lo que proponés. Faltan estudios de esas características. El contexto no ayuda. Al parecer se pueden conseguir conseguir datos en forma más rápida, eficiente y pública que hace 80 años atrás. Sin embargo, estamos en la época del vértigo, de la rapidez del zapping y de la superficialidad. Hay una reflexiones muy interesantes de José Pablo Feinmann al respecto que se hicieron "masivas" en el programa "TVR". En aquella época, mi abuelo iba a buscar los datos a los archivos oficiales, donde tenía que contactar a alguna alma benevolente que le diera acceso, a las bibliotecas, a las memorias de las empresas inclusive (la verdad no sé cómo hacía esto pero en la Biblioteca de Scalabrini que está en APDFA, Billinghurst 426, se pueden encontrar), a lugares que para cualquiera de nosotros en la actualidad parecerían infranqueables.
En la actualidad existen índices claros que pueden ser utilizados e interpretados. Algunos se pueden ver en el libro "Industria y Nación" de Martín Schorr y sacar las debidas conclusiones. Lo interesante sería no sólo mostrarlos sino desentrañar el entramado político-económico que existe para que eso suceda y determinar los beneficiarios y los perjudicados de un determinado modelo. Por ej, el del modelo agroexportador que vos mencionás.

LACHI dijo...

Estimado Martín.
En enero me escapé una semana a Mar del Plata precisamente para recuperarme un poco del "vértigo" de Buenos Aires y reencontrarme conmigo mismo:con mi pasado,con la vieja y querida Mar del Plata que "patié" de pibe,que me sigue fasinando como un mágico caleidoscopio.
En el cambalache marplatense se pasa de Villa Ocampo o el Palacio Unzué,a los múltiples hoteles sindicales;del Hermitage y el Costa Galana,a las humildes barriadas populares.De la opulencia y exibicionismo procaz,a las dignas y modestas vacaciones de trabajadores de todo el país...
Una noche,paseando por la calle Rivadavia,me detuve en un puesto callejero de venta de libros.Estaba solo,me sentía solo. Buscando algo para leer y mitigar esa sensación,encontré,en medio de best sellers,libros de autoayuda y horóscopos pedorros una joya de la literatura nacional: "La Manga" de Raúl Scalabrini Ortiz.Pese a que ya lo había leído(como a toda la obra de tu abuelo)y lo tenía en mi biblioteca,lo compré.Me abandoné a lo fortuito de las circunstancias y me fui a morfar un bifacho de chorizo con papas a caballo acompañado por tu abuelo.Conversamos mucho y la pasamos muy bien.
Cuando volví a Buenos aires,a mediados de enero,recomenzó fuertemente el conflicto con el "campo",la campaña sediciosa de Clarín,La Nación y otros agoreros de la derecha.
Conversando con mi hijo mayor acerca de estos temas y para ayudarlo a orientarse en este magma de mentiras,le pasé "Política Británica en el Río de la Plata" y "El medio pelo en la sociedad argentina"(pa´que vaya despuntando el vicio).
El devenir del conflicto hizo que intentara caracterizar o encuadrar a esta recua de atorrantes.Creo que en mérito a su prédica podríamos inferir que pretenden re-reorganizar la Nación.Han organizado,reorganizado y pretenden re-reorganizar...,la entrega del país.
Y aquí llegamos,a partir de participar como francotiradores en foros de prensa tuvimos la suerte de poder entablar este diálogo.

Pese a esto,seguimos solos y esperando.
Afectuosamente.
Horacio.