Una mirada desde el Pensamiento Nacional a los problemas nacionales.

"Verás que todo es mentira,verás que nada es amor,que al mundo nada le importa...¡Yira!... ¡Yira!...Aunque te quiebre la vida,aunque te muerda un dolor,no esperes nunca una ayuda,ni una mano, ni un favor" (Enrique Santos Discépolo)

domingo, 7 de junio de 2009

El Modelo actual

En tiempos eleccionarios, los candidatos se preparan para presentarle a la sociedad sus mejores ideas, sus mejores proyectos, sus mejores intenciones. ¿Es realmente así? La oposición liberal (llámese PRO, peronismo disidente o Coalición Cívica) se dedica a atacar al oficialismo en cuestiones de forma, haciendo hincapié en el autoritarismo oficial, en el manejo discrecional de la denominada “caja”, que no es otra cosa que el presupuesto estatal que evidentemente el Poder Ejecutivo tiene la obligación de manejar, en valores republicanos que se están perdiendo, en valores éticos que se están soslayando. Mientras tanto, el oficialismo, simulando ingresar en la discusión política, se dedica a destacar la continuación del modelo adoptado, sin realizar demasiados análisis de modificación de aquél implantado durante la Dictadura Militar y profundizado durante la década del 90 en ocasión del menemato.
La lectura de estas posiciones indica que, por un lado, la oposición liberal no quiere hablar de modelo porque no le interesa. Quiere mantener el mismo entramado económico-industrial que hasta ahora. Para ello, se pide más seguridad, una consecuencia lógica de la amenaza que se cierne sobre los incluidos por parte de los excluidos, principal producto de este modelo. Se pide más institucionalidad, en contraposición a las actitudes autoritarias de los miembros del Gobierno actual. Dos necesidades esenciales para tentar al “medio pelo” argentino, aquella clase media acomodada que aún sueña con su “progreso” y alcanzar los niveles de consumo que se merecen porque “se rompen el lomo”.
Pese a que existe una falta de debates acerca del modelo actual, la realidad indica que la decisión del camino a tomar es demasiado importante como para dejarla de lado. Sabemos que durante la década del 90 se profundizó un modelo económico-financiero implantado durante la Dictadura Militar a sangre y fuego y cuyas consecuencias aún estamos sufriendo. El entramado industrial logrado durante muchos años fue destruido casi completamente y el patrimonio nacional dilapidado en forma vergonzosa.
De un país que fabricaba sus propios aviones, barcos mercantes, locomotoras, vagones, herramientas y máquinas de todo tipo, electrodomésticos para consumo masivo, pasamos a ser un país basado en la exportación de materia prima, principalmente agropecuaria y minera, sin prácticamente ninguna transformación de los productos. Mientras que Raúl Scalabrini Ortiz denunciaba en la década de 1930 que la economía se encontraba en un 50% en manos extranjeras, hoy el porcentaje es de de entre un 70% y un 80% y no hay señales de que esto cambie con el Estado fuera del juego. Las empresas industriales más poderosas (las 100 primeras) han aumentado su participación en el PBI industrial desde un 32% en 2001 hasta un 43% del 2007. Los intereses de los grandes grupos están bien cuidados a pesar de la retórica en contrario del discurso oficial y de los espasmos reaccionarios de los grandes medios de comunicación y de los partidos liberales que ven “amenazados” sus intereses. Los resortes estratégicos de la economía se mantienen en estado de despojo y expoliación.
El petróleo, un bien esencial para el desarrollo de cualquier país al punto tal de declararse guerras injustas en su nombre, está en su totalidad en manos extranjeras que perciben los beneficios de la ley corta de hidrocarburos (provincialización de los recursos) y la ley de incentivo a la exploración otorgando más prebendas de las que ya gozaban. Alguien preguntará si es tan buen negocio porqué las empresas no invierten. Es muy simple. Las empresas no invierten porque no piensan ni un segundo en el interés nacional. Estas empresas extranjeras son multinacionales que explotan el petróleo allí donde les conviene. En el caso particular de Repsol, compró YPF a precio vil con lo que calculan sus tasas de ganancias sobre ese poco dinero invertido. Es evidente que a Repsol le conviene explotar al máximo lo que obtuvo barato de YPF (reservas cuantiosas, mercado monopólico, planificación estatal a 20 años, etc.) e invertir en cualquier otro lugar del mundo.
La minería es otro ejemplo de explotación sin controles con el adicional de que nos deja el ambiente contaminado y un agujero en medio de los cerros en el caso de la minería a cielo abierto. La mayoría de las empresas son extranjeras y no tienen la obligación de ingresar al país un solo dólar producto de la exportación. Se les entregan beneficios impositivos como el de no pagar impuestos por la importación de bienes de capital, algo absurdo si pensamos en la reindustrialización del país intentando fabricar esos mismos bienes de capital. El caso paradigmático es La Alumbrera que posee la explotación de cobre y oro en Catamarca a cielo abierto, transporta el mineral en un mineroducto hasta su separación en Tucumán y allí, con su propio ferrocarril, lo transporta al puerto Alumbrera en San Lorenzo en las cercanías de Rosario. Todo a pedir de La Alumbrera. ¿Esto es el desarrollo nacional? Otro caso paradigmático es el proyecto en ejecución Pascua Lama, beneficiada por el Poder Ejecutivo al vetar la ley de protección de glaciares aprobada por mayoría en las Cámaras del Congreso. Un sinsentido inexplicable que beneficia a la empresa anglo-canadiense Barrick Gold.
Los ferrocarriles siguen concesionados. Los ramales de transporte principales están en manos de los Grupos económicos interesados. Miles de kilómetros de ramales fueron cerrados durante la década del 90 y nunca más fueron reabiertos. Los pueblos y los talleres que dejaron de existir siguen esperando que aparezca el ferrocarril para que vuelvan a vivir. Los servicios urbanos e inter-urbanos prestan un servicio lamentable siendo los peores del mundo. La propuesta del “Tren para todos” recuperaría en parte los ferrocarriles logrando mucho con muy poco.
En definitiva, si de modelo se trata, no existe señales claras ni voluntad política para cambiar el modelo implantado, ni desde el oficialismo ni desde la oposición.
Martín Scalabrini Ortiz

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Martín: Aunque considero que lo que decís en el artículo es cierto, que la política minera y petrolera se mantiene, que existe una concentración a nivel industrial, creo que no se puede otorgar la característica de "modelo" a esos items. Por la simple razón de que en un país existen otros sectores, otros temas que, mirados de una manera globalizadora, enmarcan al país dentro de uno u otro modelo.

Para empezar, porque el país entendió que no se puede hacer política social teniendo una carga excesiva de deuda. En efecto, la relación Deuda Pública/PBI se ha reducido notablemente entre el 2003 y la actualidad. No es un dato menor, ya que un país mas grande en relación a su deuda, tiene mayor capacidad de pago de la misma. Se pudo haber optado por declarar la deuda como ilegal, pero eso hubiese traído otras consecuencias políticas.

Lo cierto es que el país a recuperado su capacidad de ahorro, hoy posee reservas para hacer frente a especulaciones financieras, con un stock de 46 mil millones de USD. La inversión pública a pasado de 0.73% del PBI en 2002 a 4 % en 2008 y sigue creciendo a pesar de la crisis. Se han construido 700 escuelas. En general ha aumentado el gasto público social en todos sus ámbitos.

En los 90's, cada vez que hubo crisis, los recortes salariales y de gasto público eran moneda corriente. Hoy en día hay aumentos para jubilados, y se incorporaron al sistema casi dos millones mas. Los recortes estatales ya no se escuchan por ningún lado.
En definitiva, el aumento de la participación del estado en la economía, las políticas sociales y las políticas de inversión pública ya marcan una diferencia en lo que hace a un modelo económico, que pudo llevarse a cabo sin intervención del FMI, sin pedir créditos externos, sin recortar gastos.

Con respecto a la política exterior también hubo un cambio de modelo. De hecho, se pasó de tener relaciones carnales en los 90, a criticar el ALCA en el 2005 y relacionarnos con nuestros vecinos de Bolivia y Venezuela, entre otros países. A modo de ejemplo, el comercio con Venezuela ha aumentado un 700 %.

Con respecto a modelo sociocultural, se han derogado los indultos de Me*em a los represores de la dictadura.
La próxima meta será seguramente el cambio en la ley de entidades financieras y la ley de radiodifusión, ambas de la dictadura militar.
Sin embargo la marcha es lenta y en el camino hay obstáculos. La resolución 125 que otorgaba retenciones segmentadas por la escala de producción, que otorgaba subsidios a los fletes, no fue bien vista por el stablishment local que dio el brazo a torcer al gobierno.

Creo que a veces se debe ver el vaso medio lleno y no medio vacío. Sobre todo cuando la alternativa al gobierno pretende vaciar la mitad del vaso que llenó el gobierno.

Saludos

Martín Scalabrini Ortiz dijo...

Muchas gracias por el comentario. Con buenos datos y muy bien argumentado.
Respecto de las estadísticas, son muy interesantes pero siempre hay que analizar lo que se quiere mostrar. Respecto de la Deuda pública si bien la relación con el PBI ha disminuido. No era necesario declarar toda la deuda ilegal, sino investigar para saber qué parte es ilegal, como hizo Ecuador hace poco con el aporte invalorable de Alejandro Olmos Gaona. El megacanje de Cavallo del 2001 podría haber caído en esa categoría. En lugar de eso se pagó totalmente la deuda contraída con el FMI y se canjeó en parte con títulos atados al PBI con lo que prestamistas inescrupulosos son socios nuestros en el crecimiento. El monto total informado de US$ 144.000 millones tampoco es claro, ya que faltan contar 12.000 millones de dólares por deuda de capital que Kirchner-Lavagna disfrazaron de intereses, 10.000 millones por el valor de los bonos atados al crecimiento y 30.000 millones de bonos que no entraron en el canje Kirchner-Lavagna. Con esto da una deuda de casi 200.000 millones de dólares a pesar del crecimiento a altas tasas y de desembolsar más de 50.000 millones de dólares en pago de deuda e intereses. Ese flujo de divisas no son exactamente para beneficiar el pueblo argentino. De qué sirve tener mayor capacidad de pago de una deuda contraída en forma irregular durante la época de despojo y humillación menemista?

El gasto social ha aumentado, pero más aumentaron las ganancias de las grandes empresas y grupos económicos. De eso se trata la redistribución del ingreso. Si no aumenta el ingreso o los beneficios que puedan recibir el sector de más bajos ingresos en forma más pronunciada que los ingresos de los sectores de más altos ingresos, no hay distribución. Las diferencias entre ambos sectores sigue siendo de 30, como en la década del 90. Como ya se observó durante esa década, si todo va bien, eso es pan para hoy y hambre para mañana. En la década menemista los números macroeconómicos se financiaban con deuda y más deuda, ahora se financian con ingresos por exportación de materia prima y productos primarios (agricultura con la soja a la cabeza, minería, petróleo, etc.).

El incremento de la participación del Estado en la economía es en todo caso tangencial ya que los resortes estratégicos siguen siendo manejados por quienes creen ser los dueños del país. Aquí se puede destacar como positiva al recuperación de los ingresos jubilatorios por medio de la estatización de las AFJP, un negocio noventista que no se podía sostener más en el tiempo. En este aspecto, aún se sigue manteniendo el esquema mental de jubilación privada ya que muchos de esos fondos se están usando en inversiones en lugar de utilizarse para el pago de jubilados con sus correspondientes aumentos como correspondería a un régimen de reparto. No se puede considerar la falsa "argentinización" de YPF dado que fue un contrato de "lobby" ganado por un amigo del Gobierno, Eduardo Eskenazi, para asegurar a la empresa una rentabilidad positiva, hecho que está ocurriendo. Los favoritismos del Gobierno nacional con ciertos grupos empresarios son evidentes.

Martín Scalabrini Ortiz dijo...

No existe voluntad política alguna de planes de apoyo a las PYMES, a las cooperativas o a las fábricas recuperadas por sus trabajadores. Ninguno de estos sectores recibe los subsidios y las prebendas de las que son beneficiarios los grandes grupos concentrados. Lo que existen son planes aislados, específicos y, muchas veces intentendibles, que llegan a muy pocos, pero no hay una inundación de políticas en favor de estos sectores que desarrollarían el mercado interno y son las que toman mayor cantidad de trabajadores. El aumento de la participación del sector industrial en el PBI aumentó hasta el 2005, perdiendo lugar luego de ese año. Además, el aumento vino de la mano de la capacidad ya instalada anteriormente y del procesamiento de productos básicos (agroalimentos, petróleo y sus derivados, acero y aluminio, químicos) y "armaduría automotriz".

El modelo sociocultural es el menos criticable y concuerdo con tus argumentaciones y eso es muy importante, pero debe estar acompañado por señales claras en el modelo económico-industrial, sino son medidas vacías en medio de un maremagnum de entrega patrimonial. Como decía Scalabrini Ortiz: "La economía es el método de auscultación de los pueblos", es allí donde se pueden leer los síntomas y las enfermedades del espíritu colectivo de un país.

En mi opinión, más que ver el vaso medio vacío, estoy viendo el vaso vacío en un 85%, lo que luego de 6 años de gestión indican una falta absoluta de querer llenar el vaso en un 100%. No me parece que indicar esto sea hacerle el juego a la derecha, sino que está en nosotros crear la alternativa que quiera llenar el vaso totalmente. No hay correlación de fuerzas que valga cuando el destino de la Patria está en peligro. Como decía San Martín: "La guerra se la tenemos que hacer del modo que podamos, si no tenemos dinero, carne y un pedazo de tabaco no nos han de faltar, cuando se acaben los vestuarios nos vestiremos con las bayetitas que nos trabajan nuestras mujeres, y si no andaremos en pelotas como nuestros paisanos los indios. ¡Seamos libres, lo demás no importa nada!"

Anónimo dijo...

Martín, creo que este gobierno tiene muchas contradicciones, y vos haces bien en numerarlas. Pero tampoco hay que ser exagerado y decir, como el mismo pino señala, que este gobierno es la derecha (http://www.lapoliticaonline.com/noticias/val/56951/pino-solanas-la-politica-de-kirchner-es-de-superderecha.html).

En todo caso sería una derecha medio extraña, la cual derogó los indultos de menem y enjuició a los milicos, una derecha de la cual las madres de plaza de mayo apoyan, una derecha a la cual todos los medios de comunicación atacan por querer cambiar la ley de radiodifusión heredada de la dictadura, una derecha que está enfrentada con la sociedad rural argentina, una derecha que se está empezando a enfrentar con la UIA por sus acercamientos con Jugo Chávez, una derecha que tiene una política internacional a la cual Pino Solanas no puede criticar porque es correctísima, una derecha que defiende como puede los puestos de trabajo (aunque en este difícil contexto internacional se vuelve bastante complicado), una derecha apoyada por Carlos Heller y el partido comunista, una derecha que terminó con la flexibilización laboral, que incorporó 2 millones de jubilados y les otorgó movilidad jubilatoria, una derecha que lleva a cabo un inmenso plan de obras públicas, una derecha que recuperó el robo de las AFJP, una derecha que no se adhirió al FMI, una derecha que jamás hizo un ajuste, antes el principal instrumento en épocas de crisis.

Pero mas allá de no coincidir en ese aspecto con Pino Solanas, menos aún coincido con sus últimos dichos en la prensa, donde vaticinaba (a lo Carrió) fraude electoral (ver en http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1141036&pid=6699844&toi=6260). Por último y pese a que afirmó recientemente que en la 125 se hubiese abstenido (http://www.revista-zoom.com.ar/articulo3092.html) el voto en la misma vereda de la SRA y de Menem fue un gran error.

Hoy, frente a la verdadera alternativa al Kirchnerismo que se asoma, el frente Macri-Solá-De Narvaez, que vienen a recuperar el tiempo perdido y retroceder a los 90, al déficit y al FMI, a la flexibilización laboral, liberalización de la economía, continuar con el robo minero y petrolero, reducir el gasto público. Claramente, grupo se beneficia, y en gran medida, si el resto se divide. Por eso hoy Pino Solanas tiene la prensa que tiene.

Igualmente prefiero toda la vida que la gente le de votos a Pino y no a Michetti o Prat Gay.

Creo que Pino está fallando su estrategia, atacando mas a los Kirchner que al gobierno de Macri pese a que el lucha por un puesto en la capital. Esto hace que, en todo caso, De Narvaez (que debe estar agradeciendo a Pino mas que nadie) pueda ganar la lucha en la PBA.

Anónimo..

Zoquete dijo...

Buenos días.
Al respecto de todos los errores que mencionás (Martín) en la política económica del gobierno: omisión de acciones destinadas a romper nuestras cadenas y doble discurso, creo que una muestra de lo que pasa al intentar liberarnos de los males que aquejan a nuestra patria es el resultado de "la 125".
Al verse perjudicados los intereses de la oligarquía _local_, un imponente ataque mediático mostró los dientes de la derecha como todos recordamos, generando un inédito apoyo popular al "sector agropecuario".
¿Te imaginás lo que podría pasar si se afectaran otros más importantes, como los de la Barrick Gold o los existentes sobre el petróleo?
En mi opinión, la más importante de todas las medidas que deben tomarse en la actualidad, como paso inicial para luego poder encarar objetivos encomiables como la recuperación del patrimonio nacional es La Nueva Ley de Radiodifusión. Sería una buena forma de quitarle la hegemonía sobre los medios a esta derecha que tanto daño nos hace.
En cuanto a la asistencia a PyMEs del Gobierno Nacional, me gustaría una opinión sobre los mecanismos de asistencias brindados en este sitio: www.sepyme.gov.ar
No quisiera concluir sin antes comentar mi desacuerdo con la postura de que los fondos de los aportes jubilatorios se deben destinar exclusivamente al pago de jubilaciones ya que la considero una postura demasiado simplista. Deberías considerar qué hacer en caso de que el sistema produzca algún excedente (la suma de los aportes es superior a la de las jubilaciones pagadas). Personalmente, considero correcto destinar fondos para la inversión o financiamiento de proyectos.

Me despido contento de haber encontrado otro lugar donde se trata de construir la patria.

Anónimo dijo...

De otro anonimo:

MARTIN es claro y preciso, No hay que buscar el bericueto teorico o relativizar la realidad..
El problema no son los K, el problema son LOS MONOPOLIOS, ellos son realmente quienes gobiernan..
Las multinacionales, son dueñas de la economia, que soberania o independencia politica puede existir?
El pueblo nbo es torpe cuando dice "todos los politicos son iguales", que se vayan todos, expresa esto un estado que no hace nada, solo administra los nbegocios de los verdaderos duelos del pais, y dueños por una invasion silienciosa..
El problema radica en quienes son poder, el estado es una herremienta de esto y es muy claro en estos ultimos años, mañana puede gobernar solanas, y no cambiara nada..el terminara cediendo, ya que no podra nunca negopciar con los monopolios.. no se puede negociar con diferencias de fuerzas, el mas fuerte impone siempre su interes..y aqui en ARG el ESTADO no es ni siquiera una fuerza molesta pra los monopolios..
Me da la impresion que se puede pasar siglos analizando tal o cual ley, si no se piensa que la realidad la maneja quien controla materialmente esa realidad, osea la economia. Y perdon si alguno es kirchenirsta, pero ellos como todo politico de las esferas de mas decision del estado, estan vinculados a sectoresmonopolicos y sino no duran una hora, ejemplos sobran..
Saludos.

Martín Scalabrini Ortiz dijo...

Estimado último anónimo:
Efectivamente el problema no son los K. Desde ya que el sistema implantado durante la dictadura militar sigue vigente y los "monopolios" tienen mucho que ver en eso. Los K son simplemente administradores de lo vigente y, en mi opinión, no les interesa modificarlo. La construcción de poder que proponen puede desarrollarse dentro de este esquema perverso, anti-nacional y anti-popular. Los "monopolios" no son otra cosa que la expresión local de la globalización multinacional. Las áreas estratégicas de nuestra economía están manejadas por monopolios u oligopolios privados y estranjeros. Pasa en el sector energético (gas y petróleo), en el minero, exportación de granos, siderúrgico, ferroviario (con algunos grupos locales fuertes), etc.
Sin embargo, esta realidad no significa que deje de apoyar todo aquello que en un pequeño paso o en un gran paso intente acercarnos a nuestra independencia económica y soberanía política. La Historia ha tenido sus vaivenes. Nos han tocado períodos de mayor justicia y mayor independencia (década 40-50). Ahora vivimos un período de derrota de la que aún no hemos salido. Pero bajar los brazos es lo peor que le puede pasar el pueblo argentino. Como decía don Raúl: "La lucha es vida. El que no lucha se estanca. Y el que se estanca se pudre, como el agua del albañal".