Una mirada desde el Pensamiento Nacional a los problemas nacionales.

"Verás que todo es mentira,verás que nada es amor,que al mundo nada le importa...¡Yira!... ¡Yira!...Aunque te quiebre la vida,aunque te muerda un dolor,no esperes nunca una ayuda,ni una mano, ni un favor" (Enrique Santos Discépolo)

lunes, 24 de octubre de 2011

Elecciones 2011: ¿Un nuevo escenario político?

En este espacio, he decidido, hace unos años, realizar algunos análisis de la realidad política desde mi humilde punto de vista. Un punto de vista que tiene que ver con la combinación de una formación técnica dura, como lo es la Ingeniería, y la lectura de los grandes pensadores nacionales, como Arturo Jauretche, Juan José Hernández Arregui, Norberto Galasso y Raúl Scalabrini Ortiz. Desde ya, enriquecida con variados autores de distintas extracciones, desde la izquierda nacional hasta un cierto progresismo internacional. No suelo escribir en primera persona. Pero esta vez me siento obligado, sobre todo por la decisión que tomé algunos meses atrás de ser candidato a diputado nacional en Capital Federal por Proyecto Sur. Con lo cual se me hace necesario referirme, desde este lugar, y realizar alguna reflexión sobre el resultado de las Elecciones Nacionale del día de ayer domingo 23 de octubre de 2011.

Antes que nada quisiera felicitar al Frente para la Victoria por la extraordinaria elección que hicieron. Por primera vez, desde la vuelta al sistema democrático, un presidente obtiene semejante margen de votos. Mis felicitaciones no van tanto a los representantes electos o algunos integrantes del Gobierno Nacional, a quienes sería muy difícil felicitarlos por su gestión, sino a los representados. A aquellos que han votado con la creencia noble de que esta es el representación que buscan o que es la única representación posible para el bien del país. El bienestar del votante o ciudadano es el fin último que en definitiva un político debería aspirar a realizar. El Gobierno Nacional ha cosechado el respaldo de un amplio y heterogéneo espectro de la vida nacional. Pero, además, ha recibido el apoyo de amplios sectores populares. Ha obtenido el apoyo masivo en provincias relegadas como Santiago del Estero (82%), Formosa (77%), Catamarca (70%), Corrientes (68%), Chaco (65%), etc. a pesar de tener en contra los principales medios privados de comunicación. Sería cuestión de ceguera política explicar semejantes resultados con la aplicación de políticas clientelares, como hacen algunos partidos de oposición. Por otra parte, esa mayoría ha apoyado un proyecto político que es rechazado en las zonas más acomodadas de la población. En Comuna 2 (Recoleta) de la Ciudad de Buenos Aires, por ej., sólo obtuvo 21,6 %. En definitiva, si bien el electorado no está completamente ideologizado, podría decirse que ha ocupado un espacio nacional-popular que no ocupan otras fuerzas. Esto no significa que acepte que este Gobierno realmente represente este espacio en los hechos, sino que sí es percibido, en cierta manera, como tal.

El resto de las fuerzas ocuparían un espacio al que describiría como liberal-conservador y liberal-progresista o liberal de centro-izquierda, como ya mencioné, no como calificación marcadamente ideológica, sino como expresión de ciertos valores que asocio con estas calificaciones. Hermes Binner ha congregado una buena parte de este electorado, en su mayoría liberal-progresista, pero también existe un cierto componente de un sector liberal-conservador que encontró en él la expresión de una oposición al oficialismo algo más presentable que el anterior elegido en las PASO, Eduardo Duhalde. Una muestra de esta hipótesis la marca otra vez la Comuna 2, donde Binner pasó desde un 14,7 % a un asombroso 30,8%. Mientras que Eduardo Duhalde pasó de un 32,2 % a un 13,7 %. La pregunta es porqué no se fueron esos votos a Ricardo Alfonsín, ya que mantuvo un caudal de votos del orden del 11%, al menos en parte. La explicación podría ser incapacidades políticas del propio Alfonsín, que no supo articular un personaje que no cabía en su propio traje. En cambio, Binner mostró un mensaje lavado, casi insípido, de diálogo o de consenso, propio de un perfil más bien macrista, que de un perfil confrontador con el status-quo.

El voto de Capital es más bien volátil. Se ha demostrado en las últimas elecciones y nosotros mismos lo hemos sufrido. Pero es volátil en términos de personajes políticos. Si bien considero que no hay componentes ideológicos fuertes, existen ciertas partes de la población que comparten valores similares que podrían adecuarse a los categorías ideológicas que nombré anteriormente, pero en tercios (un tercio para cada representación ideológica), con todos los defectos que este tipo de generalizaciones promueve de acuerdo a la conyuntura de la realidad política del momento.

Desde nuestro espacio seguiremos planteando la discusión de los grandes temas nacionales, como la recuperación del petróleo y el gas, la reconstrucción de los ferrocarriles, la investigación de la deuda externa y la recuperación de una Argentina realmente industrial que incluya a todos y cada uno de nuestros compatriotas. Creemos que son temas estratégicos loables que deberían estar en la mesa del debate diario. Allí, al menos, me verán sentado para discutir con todos aquellos argentinos que consideren que estas cuestiones es necesario abordarlas para una Argentina soberana, justa e independiente.

Martín Scalabrini Ortiz



6 comentarios:

nbbsole dijo...

Palabras, palabras, palabras... Me duele el alma al pensar que esto continúa cuatro años + y que en tantos años de democracia no se hayan podido solucionar los problemas fundamentales de nuestra gente: el hambre, la salud y la educación que sí tendrían que ser para todos.

PaTo dijo...

Esto realmente recién empieza. Espero que si esa es tu idea, la de seguir adelante en este camino que has emprendido, logres más allá de dar tu opinión, TENER VOTO. Se que en un tiempo esta posibilidad se te va a dar, partiendo de la base de un mensaje coherente dado por una persona capaz y honesta (yo te conozco y puedo dar fe de esto).
Estoy seguro que esa posibilidad se va a presentar y de más está decir que te la mereces mucho más que unos cuantos "calientabancas" y personajes nefastos que leventan la mano sin siquiera saber con qué objeto.

Un abrazo y no aflojes.

Sergio Torrado dijo...

Muy buen comentario, Martin. Rescato fundamentalmente el tema de la caracterizacion de Binner y de los tercios ideologicos en capital. Tambien es acertado el comentario sobre los medios, a los cuales el gobierno parece convertir en demonios y darles un lugar excesivo en la campaña electoral. Muy buena la diferenciacion entre "el pueblo" que los voto y ciertos nefatsos personajes del FPV.
Finalmente comparto tu decision de seguir bregando por os mismos ideales de esta campaña, ahora con mas fuerza que nunca.
Abrazo!!!
Sergio Torrado

Anónimo dijo...

no comparto la caracterizacion del voto de binner
entiendo que el traspaso de votos de duhalde a binner tiene relación con el "voto útil", voto que la gente que es opositora por diversas cuestiones activa en quien ve con mayores chances o despliegue o "capacidad"
por otro lado los votos de macri ya se sabe, fueron tanto para cristina como a otras listas. el voto que paso del macrismo a binner entiendo que será como máximo del 10, del 27%total (ya que es la diferencia entre presidente y diputados)y posiblemente también tenga que ver con encontrar una opción opositora más que con su perfil ideológico.
me parece exagerado reducir a liberal progresimo al fap, es negar la construcción, proyecto, propuestas y programa, la trayectoria, acciones, votaciones, politicas, de los actores que lo componen
más bien creo que damás del voto útil el voto de binner es el que alguna vez representó proyecto sur. eso es más coherente con las ideas, con la práctica política y también con los números.
por último me parece poco feliz acotar un análisis basado en el perfil (televisivo) de los candidatos. ese es el juego del kirchnerismo que por un lado cacarea por izquierda y por el otro pone los huevos por derecha

Martín Scalabrini Ortiz dijo...

Muchas gracias por los comentarios.
La nota está expuesta a las debilidades que pueden generar las categorizaciones y caracterizaciones. Sin embargo, es un hecho de la realidad los porcentajes en los distintos barrios de la Ciudad con las características propias de cada uno. No estoy reduciendo a un liberal progresismo al FAP, pero creo que tiene un componente muy fuerte. No niego, tampoco, la construcción, el proyecto, las propuestas y el programa que a través de los años han construido los distintos componentes del FAP. Yo me estoy refiriendo más bien a la percepción del votante, que a veces puede ser distinta. Esta percepción puede variar de acuerdo a la conyuntura (oposición K o anti-K), las circunstancias (voto útil como bien decís) y a la exposición mediática de los candidatos (lo que los candidatos dicen en los medios).
No niego tampoco que el perfil del votante de Proyecto Sur también haya buscado un voto útil en su momento (Elección 2009). Sin embargo, la percepción del votante fue ligeramente, como mínimo, diferente. En la elección legislativa del 2009, el voto a Proyecto Sur fue del 24,2% en toda la Capital. Pero si analizamos en Comuna 2 (Recoleta) el voto fue de 16,9% bajando en lugar de subir como el de Binner. En la Comuna 8 (Lugano y Soldati) Proyecto Sur obtuvo un 21,5% un poco por debajo de la media. Binner en cambio obtuvo un 15%, casi la mitad de los votos que sacó en Capital.
Por supuesto, esto son sólo percepciones muy generales de, vuelvo a repetir, un votante poco ideológico. Pero que lo ideológico se da en las opiniones y actitudes cotidianas frente a distintos aspectos de la realidad.

Anónimo dijo...

Si la estrategia de Proyecto Sur va a seguir siendo pegarle a sus ex-aliados con esa labia troskista de "fulano está un poquitito más a la izquierda de mengano, pero se afeitó el bigote como sutano" en la próxima elección pasa al -17%