Una mirada desde el Pensamiento Nacional a los problemas nacionales.

"Verás que todo es mentira,verás que nada es amor,que al mundo nada le importa...¡Yira!... ¡Yira!...Aunque te quiebre la vida,aunque te muerda un dolor,no esperes nunca una ayuda,ni una mano, ni un favor" (Enrique Santos Discépolo)

domingo, 31 de julio de 2016

Sí, se puede!

Comienzo mi alegre y feliz columna del domingo faisbuquero, con un comentario sobre el compañero periodista militante Joaquín que en su columna, valga la redundancia, del día de hoy en el prestigioso diario La Nación, acomete contra algunas medidas del optimista Gobierno.
Una de ellas trata el tema de la semana: la reunión cumbre entre Mauricio y Marcelo (Macri y Tinelli, se entiende). Está enojado el compañero Joaquín. Con la farandulización. Está preocupado, con razón, por la investidura presidencial. Ya estaba dañada con Fernando (De la Rúa) que hizo lo que pudo. Y con los populistas anteriores que la convirtieron en una "monarquía electiva", como bien define Joaquín (Qué pluma que tiene! Cómo lo admiro!). Así que el Presi no debería haberse prestado a eso. Pasa que nos duele. Un empresario exitoso, un tipo como nosotros, que la hizo de la nada, a puro trabajo emprendedor, que se ponga a cargar al Presidente no tiene perdón. Nosotros queremos discutir con De Vido, con D'Elía, con Larroque. Todos comprobados monstruos populistas, corruptos, violentos. No con Marcelo que hace reír a la gente. Nosotros también queremos hacer reír a la gente. De la felicidad, de la dicha, de la ventura. Por eso lo tenemos que tener de aliado. Y por eso el Presidente lo recibió como si fuera casi un Jefe de Estado. Hagamos las paces y quedate piola Marcelito.
Fue conmovedor lo de ayer sábado en La Rural. Histórico. Volvió un Presidente a la inauguración. Y la gente lo reconoció. El mismo presidente de la Sociedad dijo que "pensar que algunos decían que esto no iba a ser posible. Acá estamos. Y lo mejor está por venir. Bienvenido señor Presidente de la Nación". Mauricio respondió: "debemos dejar de ser el granero del mundo para ser el supermercado del mundo". Además reconoció: "Muchas gracias por este recibimiento tan caluroso. Por este desborde de energía positiva. Y qué bueno que esa energía no la tenemos que ahorrar, es la que tenemos que poner". Qué definiciones! Qué estadista por Dios! No creo que vayamos a tener ningún otro presidente como él. Su sapiencia, su conocimiento, su saber, desbordan en cada uno de sus discursos. Breves y austeros, como deben ser, para no aburrir, para no atosigar. Él sabe todo lo que vale, todo lo que contiene, pero no quiere abrumar.
El pueblo ovacionó con "Sí, se puede". La emoción me corrió por las venas. Era el subsuelo de la Patria sublevado. Era el cimiento básico de la Nación que asomaba, como asoman las épocas pretéritas de la tierra en la conmoción del terremoto. Era el substracto de nuestra idiosincracia y de nuestras posibilidades colectivas allí presente en su primordialidad sin recatos y sin disimulos. Era el de nadie y el sin nada en una multiplicidad casi infinita de gamas y matices humanos, aglutinados por el mismo estremecimiento y el mismo impulso, sostenidos por una misma verdad que tres palabras traducían: "Sí, se puede".
(Puede que esto haya sido escrito por alguien equivocado en otro momento, no recuerdo bien)
Eran los nadies, los negados, los proscriptos durante la oscura dictadura populista, que se levantan como el Ave Fénix para hacer grande nuestra Patria. La que se acerca y se abre al mundo, al Tratado Transpacífico, a México, a Qatar, a EEUU, a Europa. En fin, a la civilización.
El Jefe de Gabinete, el entrañable Marcos Peña Braun, va a tener acceso a los datos de la ANSES. Es para publicitar los actos de Gobierno. Lo mismo que hacían los populistas con el Fútbol, pero ahora lo van a hacer con criterio, razonabilidad y buen gusto. A Joaquín, mi farol ideológico, no le gusta mucho. Pero al lado de lo que había esto no es nada. Acordate que los populistas feos y malos sacaron la SUBE y pudieron ver todos nuestros movimientos. Estaban las 24 horas mirando a cada uno de nosotros. Ver qué hacíamos, a dónde íbamos, e incluso, qué comprábamos con las promociones que había con esa tarjeta. Esto no tiene nada que ver. Le mirás la cara de bueno que tiene Marcos y te vas a dar cuenta que va a ser buen uso de los datos. Vamos a estar bien informados.
Hay otros temitas que andan dando vueltas, pero se va a hacer muy larga la columna: la caída de la industria, la inflación, la deuda externa, la fuga de divisas, el blanqueo de capitales, el precio de la leche, el precio del aceite, las vacaciones, etc. Pero todos sabemos que en las redes sociales si es breve, es bueno.
Por último, recomiendo dos editoriales del diario de la Patria, el del martes 26 y el de hoy domingo 31. Uno para que sepamos cómo van a ser las relaciones laborales y el otro cómo será la reforma jubilatoria.
Sí, se puede! Sí, se puede! Sí, se puede!

Martín Scalabrini Ortiz, Publicado en Facebook, 31/07/16